Contacto
+55 (84) 998 4 3811 / (81) 9267 5083

Cementerio Vertical

EL SISTEMA ECO NO-LEAK para el entierro

Está destinado a los cementerios de tipo vertical (Público y Privado), el mismo fue elaborado después de varios años de búsqueda, un sistema innovador y audaz que reducirá sensiblemente  los problemas que son causados por la necrópolis corriente.

Esto es un proceso constructivo que permite la rápida instalación de cajones y osarios para garantizar confort, seguridad y sobre todo respeto a familiares y amigos en duelo. Como es un sistema de vanguardia, los equipos aquí descritos tenen en cuenta el uso de prácticas ecológicamente correctas, tanto en la fase constructiva como en los sistemas escogidos para la ejecución de los servicios de inhumación y exhumaciones,estos son descritos detalladamente en los siguientes temas.

 

El sistema ECO NO-LEAK para el entierro en cementerios verticales

Se trata de un sistema integrado de entierro sostenible con el control inteligente de ningúna fuga y el tratamiento de gas por la disociación molecular. El mismo, que  aquí se describe, fue diseñado y desarrollado para ayudar al CONAMA (el Consejo nacional brasileño para la ciencia y el medio ambiente) resolución 335/2003.

Esto trata de las directrices para el proceso de licenciamiento ambiental de cementerios y en su artículo sexto, específico para cementerios verticales, enumera las demandas que deben serguise de acuerdo con el transcrito abajo:

RESOLUCIÓN CONAMA – 335/2003

  • Los loculi deben constituirse de:
    • Materiales que previenen el paso de gases a los sitios de movimiento de visitantes y trabajadores;
    • Accesorios o características constructivas que impiden el escape de líquido que proviene de la origina la licuefacción;
    • Dispositivo que permite el cambio gaseoso en cada loculus proporcionando las condiciones adecuadas para la descomposición de los cuerpos, excepto en los casos específicos previstos en la legislación;
    • Tratamiento ambientalmente adecuado para cualquier efluentes gaseosos.

Los loculi deben constituirse de materiales que previenen el paso de gases a los sitios de movimiento de visitantes y trabajadores.

En el SISTEMA ECO NO-LEAK los cuerpos son enterrados en Loculi (o cajones) producido en fibra de vidrio a través de moldes avanzados que permiten la fabricación de estas «cajas» en piezas únicas, sin la presencia de enmiendas y con la misma tecnología de laminado utilizado en barcos y vehículos. El acabado es vitrificado en gel coat con la total ausencia de poros.

El sellado del lóculo (cuando el entierro) es hecho con el uso de placa de fibra de vidrio, con las mismas características de no tener fugas del cajón, haciendo uso de la doble capa de polímero duro y elástico adecuado para este propósito.

Como es un sistema inteligente en el control de escape, el SISTEMA ECO NO-LEAK dispone de un software llamado SIGA (Sistema Integrado de Gestión Administrativa) que controla y gestiona automáticamente, entre otras funciones, realiza el sellado de los Loculi por una prueba de escape realizada después de cada entierro. La entrada de aire se cierra y la turbina de aspiración es atada, promoviendo la creación de un vacío inmediato que es medido y comparado con los valores de normalidad. Este procedimiento detecta con exactitud cualquier agujero o falla en el módulo sellado asegurando de esta manera la corrección de cualquier espace que ocurrió en la operación.

Si cualquier fracaso en la integridad del locule es descubierto, alla en algunos de los elementos que componen el equipo, el sistema entra en el módulo de «alerta». En este módulo, el sistema automáticamente realiza un protocolo de seguridad que implica el mantenimiento de un vacío constante.

Después de esta acción el SIGA (Sistema Integrado de Gestión Administrativa) enviará un alerta vía SMS a los teléfonos móviles de gerentes y responsable, comunicando e identificando la ubicación de posibles fugas.

 

Los loculi son depositados en estructuras modulares de acero al carbono, preparado los armarios de fácil montaje mediante el ajuste, tratado con la pintura de epoxi de 6 micras (el mismo usado en los barcos), así asegurando la longevidad a la estructura por la alta resistencia de corrosión.

Los «armarios» tienen su acabado final o cierre, con el uso de una placas de resina de poliéster (granito sintético). De la misma manera que los loculi de fibra, el granito sintético es fabricado con resinas en las cuales hay alrededor 30% en peso de PET botellas recicladas en la composición.

 

Los loculi deben constituirse de accesorios o características constructivas que impiden el escape de líquido que proviene de la origina la licuefacción.

Esto se llama popularmente la necrochorume, por analogía con los lixiviados de la descomposición bioquímica de los residuos orgánicos dispuestos en rellenos sanitarios. También se puede llamar la putrefacción. Las características de fabricación de los loculi y la prueba automática de la impermeabilidad, que garantizan la integridad del sistema en cuanto a los gases efluentes, proporcionan la imposibilidad de fuga de la putrefacción.

Tales características se combinan el hecho de los loculi están dispuestas en estructuras metálicas ya mencionadas donde presentan inclinación en la parte inferior de los cajones con putrefacción que quedan aislados del entorno hasta su total evaporación a través del proceso de ventilación controlada.

La putrefacción pasa por un proceso de secado, con su parte líquida siendo arrastrada para la atmósfera en forma de vapor de agua a través del proceso de cambio de gases.

Este proceso ocurre de manera sistémica con el uso del software SIGA (Sistema Integrado de Gestión Administrativa), el mismo mantiene como independiente controlando todas las variables de temperatura, humedad y presión. Al final seguirá siendo en el lóculo aproximadamente 50 gramos de la parte sólida de la putrefacción para un cuerpo estándar de 70 kg.

 

 

Los loculi deben constituirse de dispositivo que permite el cambio gaseoso en cada loculus proporcionando las condiciones adecuadas para la descomposición de los cuerpos, excepto en los casos específicos previstos en la legislación.

Cada locule tiene dos agujeros que sestán conectados al sistema de tubos y el pequeño barril por el cual el cambio de contenido gaseoso es procesado en cada locule utilizado. El software SIGA (Sistema Integrado de Gestión Administrativa) proporciona (en el mismo tiempo en que quita) cantidad de aire ideal,

según el número de Loculi utilizado y el tiempo transcurrido de los entierros, con la finalidad de promover un control sistemático de los índices de humedad, presión y temperatura dentro del Loculi.

Así, la descomposición natural de los cuerpos es promovida, a través del mantenimiento de bacteria aerobias por la oxigenación producida en el proceso de cambio de gas. El sistema de cambio de gas ofrece las condiciones para la descomposición aeróbica, con la producción de subproductos menos dañosa  para la salud humana y menos maloliente.

Hay también menos producción de putrefacción por menos impacto en el proceso de descomposición anaerobia. El control del proceso sistémico de cambio gaseoso también impide los fenómenos de transformación cadavérica  conservadores. La momificación puede ocurrir en ambientes secos, cálidos y ventilados; o la saponificación, cuando hay ventilación deficiente, humedad y altas temperaturas.

Los loculi deben constituirse de Tratamiento ambientalmente adecuado para cualquier efluentes gaseosos.

Los gases formados durante el proceso de descomposición cadavérica son principalmente el gas de sulfuro de hidrógeno, mercaptanos, dióxido de carbono, metano, amoniaco y fosfina. Los dos primeros son responsables de los malos olores y consisten de azufre, son los más preocupantes en relación con su tratamiento antes de la liberación en la atmósfera. Esto es debido a la alta concentración de estos gases son perjudiciales para la salud humana y puede incluso conducir a la muerte como también son responsables por el fenómeno climático llamado lluvia ácida.

El sistema ECO NO-LEAK se compone de una tecnología para la reducción drástica del gas sulfuro de hidrógeno (H2S) presente en la gama de los gases resultantes de la descomposición humana, esta reducción es por el exclusivo sistema del tratamiento gaseoso. El mismo no sólo filtra, pero también trata todos los efluentes gaseosos mediante 03 (tres) procesos distintos quisieron:

  • Absorción a través del lavado de los gases
  • Rotura molecular o la oxidación de H2S con óxido de hierro (Fe2O3).
  • Adsorción en carbón activado

El proceso entero es controlado por el SIGA (Sistema Integrado de Gestión Administrativa), un software avanzado de integración lógica con el medio físico que permite el control total de las rutinas del sistema ECO NO-LEAK. El mismo realiza tareas de gestión de los datos reportados por sus numerosos sensores. De esta manera el sistema es capaz de tomar decisiones y actitudes gerenciales así como corregir o evitar anomalías.

El sistema autónomo de tratamiento de gases fue desarrollado de forma específica para cementerios. El gran diferencial de este proceso en lo referente a convencionales que sólo use carbón activado es su eficacia real, ya que el carbón activado sólo actúa como un secuestrante químico, no promueve el procesamiento sino la acumulación de contaminantes, tiene las siguientes desventajas cuando se utiliza solo:

  • Los contaminantes son transferidos a una nueva fase en vez de la destrucción
  • Altos costos operativos (reemplazo y regeneración del carbón activado).

El software SIGA (Sistema Integrado de Gestión Administrativa) evalúa la concentración de gas de sulfuro de hidrógeno antes y después de las tres etapas de tratamiento, lo que indica la eficacia del proceso e informa cuando es menos de 95%, momento en que es necesario para el mantenimiento de las 2 primeras etapas. Los residuos de azufre y óxido de hierro resultantes de este mantenimiento se pueden utilizar como fertilizante, se devuelven a la naturaleza sin contaminación.